9 de agosto de 2007

Optimistas vs. Pesimistas

Los pesimistas son realistas; los optimistas, soñadores. Existen más de mil razones para sufrir y muy pocas para ser felices; por eso, los optimistas son la gran minoría que hace avanzar al mundo; son la resistencia de las naciones, los labradores de las independencias, los defensores de la libertad, los creativos que hacen avanzar a la humanidad, los vencedores de la enfermedad y los que se han ocupado de legarnos día a día un presente mejor. Los pesimistas intentan solamente lo posible, en cambio, los optimistas son especialistas de hacer posible lo imposible. Son soñadores irreductibles; si la realidad es diferente a su fantasía, pobre realidad; viven de acuerdo con la convicción de que el ser humano es creador con Dios y han hecho al mundo a su imagen y semejanza, llevados por un espíritu infatigable. Insisten hasta que logran convertir su anhelo en realidad. La fe es su mayor fortaleza y es lo que los distinguen del reto de la humanidad.

Los pesimistas son víctimas del destino, los optimistas construyen día a día su porvenir. A los primeros la adversidad los vence, en cambio a los segundos los agiganta, no viven de acuerdo con su pasado sino a los retos del presente; para ellos es una aventura el vivir y viven la vida con la misma seriedad con la que juega un niño. Los pesimistas han convertido cada bendición en maldición, los optimistas aman lo que poseen y dan gracias a Dios cada día porque pueden disfrutar su creación y su capacidad de asombro. No cesan de admirar el vuelo de una mariposa o el más complicado avance tecnológico. Los pesimistas están ciertos de que la solución a todos los problemas es suicidarse; los optimistas saben que el mundo de hoy es mejor que el de ayer porque ellos están vivos y los mueve la convicción que cada día tiene su desafío y su victoria. Tienen una noticia para todo el mundo ¡existimos aquí y ahora! Se han convertido en guerrilleros urbanos ofreciendo una sonrisa que para algunos significa salvarles en alguna forma la vida; son protagonistas, no espectadores.

Los pesimistas dicen, ¡al final!, como siempre, perderemos! Los optimistas tienen una fe inconmovible de vencer, son tan poco realistas que han conquistado la luna, han logrado llevar la esperanza a los olvidados, han consolado y ayudado a los más pobres de los pobres, siempre tienen una palabra de aliento, una caricia para el abandonado, una plegaria para el desahuciado, una bendición de aliento para el amargado, una estrella de paz para el violento y sobre todo sonríen, como si fuera una contraseña que los identificara.

Únase a la gran minoría que están cambiando al mundo con amor y alegría; conviértase en un conspirador de la excelencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Bluehost Coupons