9 de junio de 2008

Credo del Perdedor


Credo del Perdedor:

El éxito es cuestión de suerte

Dr. Camilo Cruz

El éxito en cualquier actividad humana no se debe a factores externos, sino a factores personales.

Muchas personas dejan su destino a la suerte y se escudan detrás de afirmaciones como: “Que suerte tuvo Juan al encontrar tan buen trabajo” o: “Si yo hubiese tenido la suerte de contar con el apoyo de mi familia habría alcanzado el éxito profesional”. Estas expresiones asignan poderes desmesurados a la suerte, quitando de nuestros hombros la responsabilidad que, para muchos, pesa demasiado: la responsabilidad personal por nuestro propio éxito y felicidad.

Al respecto, encontramos dos posiciones muy definidas:

• Los que consideran que las palabras “suerte” y “triunfo” no tienen cabida en la misma frase. Ellos se jactan de utilizar como lema personal la célebre oración que afirma: “Yo sí creo en la suerte; cuanto más trabajo, más suerte tengo”, como queriendo decir que la fuente del éxito es el trabajo duro y no la suerte.

• Aquellos que para justificar su mediocridad o quizás tratando de racionalizar su fracaso afirman que la suerte es la única que determina el éxito. Ellos creen que en la vida hay algunos afortunados que nacen con buena estrella, mientras que la gran mayoría, infortunadamente, nacen sin ella. Esta postura tiene muy poco de fundamento y mucho de conveniencia.

¿Hay algo más fácil qué culpar al destino por nuestros fracasos?

La filosofía de la persona mediocre es aquella que dice: ¿Para qué preocuparse tanto por fijar metas, si total, lo que es para uno es para uno; y si no alcanzamos algo, pues es que no era para nosotros y seguramente no nos convenía, o quizás.... fue nuestra mala suerte?

¿Existe alguna relación entre la suerte y el éxito?

El gran escritor Norman Vincent Peale afirmó:


La suerte es el cruce de caminos donde la búsqueda se encuentra con la oportunidad


La buena noticia es que todos y cada uno de nosotros tiene la posibilidad de hacer coincidir estos dos elementos. Por un lado, debemos mantener un estado de búsqueda constante por todo aquello que nos pueda ayudar a triunfar y por otro, debemos encargarnos de crear las oportunidades que nos acerquen a la realización de nuestras metas. Esta es la fuente de la suerte y está en tus manos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Bluehost Coupons